¿Qué es un complejo de osteofitos de disco?

Un complejo de osteofito de disco es una anomalía espinal que es más a menudo causada por el proceso de envejecimiento normal, aunque puede surgir en un paciente más joven debido a un trastorno autoinmune o una lesión traumática mayor. Cuando el tejido del disco blando entre las vértebras comienza a descomponerse, el área puede calcificar, endurecer y ejercer presión sobre los huesos. La afección afecta con mayor frecuencia a las vértebras cervicales en el cuello y puede conducir a frecuentes dolores de cabeza, rigidez en el cuello y debilidad en los hombros. Las decisiones de tratamiento se basan en la gravedad de los síntomas de un paciente, pero pueden incluir medicamentos, terapia física, cirugía o los tres.

Las personas mayores de 55 años corren el mayor riesgo de desarrollar este complejo. A medida que el cuerpo envejece, el tejido del cartílago dentro de las articulaciones espinales comienza naturalmente a degenerar. La degeneración del disco puede resultar en el desarrollo de espuelas óseas, o protuberancias óseas duras, entre las vértebras que se frotan entre sí y causan daño adicional en la columna vertebral. El ser obeso y tener una historia familiar de osteoartritis tienden a aumentar el riesgo de problemas en la columna vertebral más adelante en la vida. Otras afecciones que pueden preceder a esta afección incluyen artritis reumatoide, trastornos sanguíneos como la hemofilia y lesiones graves de cabeza y cuello.

Un complejo de osteofitos de disco no puede causar síntomas notorios en las primeras etapas de desarrollo. A medida que los espuelas óseas comienzan a crecer y se frotan las vértebras, el cuello de una persona puede sentirse rígido y dolorido. El dolor puede irradiar desde el cuello hasta los hombros y los brazos, causando debilidad y fatiga. Los dolores de cabeza que parecen estar centrados en la parte posterior de la cabeza son comunes. Si el complejo se hace lo suficientemente grande para presionar contra la médula espinal o los nervios periféricos, puede causar dolor debilitante o incluso parálisis en los miembros superiores.

Es importante recibir una evaluación clínica siempre que el dolor de cuello se convierta en una molestia persistente. Un doctor puede comprobar para saber si hay signos de la condición preguntando sobre síntomas y tomando radiografías de la espina dorsal. En la mayoría de los casos, espuelas de hueso sobresalientes pueden ser reconocidas en las pruebas de diagnóstico por imágenes. Después de confirmar el diagnóstico, el médico puede explicar las diferentes opciones de tratamiento.

Los trastornos degenerativos que se encuentran temprano a menudo se pueden tratar con medicamentos. Los medicamentos anti-inflamatorios orales ayudan a aliviar el dolor y aumentar la flexibilidad en el cuello. El masaje, el hielo y el descanso son a menudo útiles para aliviar los síntomas. Si un disco está gravemente dañado, el paciente puede necesitar recibir una inyección de corticosteroides directamente en el cuello para tratar la inflamación. La cirugía para cortar espuelas óseas, fusionar las vértebras y descomprimir la columna vertebral es una opción final en el caso del complejo de osteofitos de disco de última etapa.