¿Qué es una infección bronquial?

Una infección bronquial es un problema respiratorio agudo causado por un virus. Las infecciones conducen a la inflamación y constricción de las vías respiratorias, lo que hace difícil respirar profundamente sin sibilancias y tos. Una infección bronquial suele desaparecer en una o dos semanas, aunque una infección grave acompañada de una mala tos puede conducir a problemas crónicos. La mayoría de las personas pueden superar las infecciones agudas al descansar, evitar hábitos no saludables como fumar y tomar medicamentos para la tos de venta libre. En el caso de un problema grave o crónico, un médico puede recetar medicamentos antivirales para aliviar los síntomas.

Las infecciones respiratorias pueden ser causadas por varios tipos de virus, aunque los culpables más comunes son la gripe y el rinovirus. Un individuo que tiene un trastorno crónico del sistema inmunológico o ha sufrido daño pulmonar por fumar o asma está en mayor riesgo de contraer una infección bronquial. Además, los niños pequeños y las personas mayores son más propensos a experimentar problemas duraderos debido al debilitamiento del funcionamiento del sistema inmunológico.

Un virus normalmente entra en el cuerpo a través de la boca y la nariz y rápidamente viaja a las vías respiratorias. A medida que el sistema inmunitario trata de combatir los patógenos extraños, desencadena una respuesta inflamatoria en los pulmones y la garganta. El tejido se irrita, se hincha y se llena de exceso de moco. Los síntomas comunes de una infección bronquial incluyen sibilancias, tos, mucosidad, fatiga y fiebre. Una persona también puede experimentar dolor en el pecho o opresión debido a una tos constante.

Las personas que experimentan infecciones leves por lo general no necesitan buscar tratamiento de profesionales médicos. Un individuo puede generalmente recuperarse descansando, bebiendo muchos líquidos, y simplemente esperando que el virus siga su curso. Los jarabes para la tos de venta libre, los aerosoles de garganta y la aspirina pueden ayudar a aliviar los síntomas y hacer más fácil dormir con una infección bronquial. Se debe contactar a un médico de atención primaria si la tos persiste durante varias semanas o causa un alto grado de incomodidad.

Un médico puede verificar una infección bronquial aguda mediante el control de la respiración de un paciente, tomar una radiografía de tórax y recoger muestras de sangre y moco para un análisis cuidadoso. El médico puede descartar otras posibles causas de problemas respiratorios y hacer un diagnóstico adecuado. A los pacientes se les administra medicamentos antivirales y anti-inflamatorios con receta médica, y se les instruye que vuelvan a hacerse chequeos regulares para asegurarse de que las condiciones no se vuelvan crónicas. La mayoría de las personas experimentan recuperación completa dentro de unas pocas semanas de tratamiento.